Estimulación sensorial: TARJETAS DE TEXTURAS

Hace unos días tuvimos una sesión de estimulación neurosensomotora con un bebé y su mamá. En esas sesiones llevamos diferentes materiales, unas tablas con indicadores evolutivos de alarma y asesoramos a las familias para que puedan utilizar el entorno y sus recursos del modo más propicio para favorecer el desarrollo de su/s peques.

Uno de los materiales que solemos llevar son las tarjetas de texturas. Se trata de un material muy sencillo de fabricar de un modo casero y que nos puede servir con diferentes objetivos y aplicaciones según la edad de intervención.

A continuación os damos algunas ideas de qué cosas incluir en ellas y os contamos el proceso que seguimos para elaborarlas. También os proponemos juegos y actividades que podéis llevar a cabo con ellas.

¿CÓMO FABRICO MIS TARJETAS DE TEXTURAS?

En primer lugar, debemos conseguir cartón que sea del mismo grosor. El tamaño no nos importa tanto ya que podremos recortarlo a la medida que queramos. En el caso que os mostramos, utilizamos cartón reciclado de una caja de dulces que no tiene un grosor muy grande pero si el suficiente como para que sea difícil su rotura.

IMG_6365

Cortamos con un cutter al tamaño que queramos. Las nuestras miden 15cm de largo por 11cm de ancho, pero podéis hacerlas de otros tamaños según vuestras necesidades o teniendo el cuenta el recipiente de almacenaje como ha sido nuestro caso.

Una vez tenemos cortadas las tarjetas, vamos a forrarlas con papel autoadhesivo o con papel de decoración y un pegamento de barra por uno de los lados, para dejar un lado de cartón y el otro no.

IMG_6367 IMG_6368 IMG_6369 IMG_6370 IMG_6371 IMG_6372

Una vez tenemos los soportes de las tarjetas listos nos disponemos a elegir los materiales a incluir en ellas. Podemos seleccionar diferentes texturas textiles, papeles, incluso otras cosas que se nos ocurran. En nuestro caso, hemos seleccionado material textil con el fin de reciclar ropa que ya no utilizamos, retales de telas que hemos usado para otras cosas y ya no sirven o cintas de mercería.

IMG_6375 IMG_6376

IMG_6377

Como todos los materiales que hemos utilizado han sido textiles, los hemos pegado todos utilizando celo de doble cara. El celo de doble cara es ultrafino y suele contener bastante pegamento, como un precinto. No hemos apostado por la silicona porque ésta puede desprenderse del cartón y romperlo. De este modo, con el celo de doble cara si algún/a niño/a tira de una de las tarjetas podrá separar el material de la misma, pero la tarjeta podrá reutilizarse.

Es importante incidir aquí en una cuestión. Cuando preparamos materiales debemos hacerlo desde la perspectiva de “lo que viene bien al desarrollo”, sin dejar de lado que van dirigidos a peques y que, por tanto, deben ser susceptibles de rotura, deterioro, etc. Si elaboramos un materiales para disfrutar de su belleza, perdemos esta perspectiva. Que sea bonito y atractivo no debe ser más importante de su utilidad y del manejo que nuestras/os peques puedan darle. No debemos tener ese miedo adulto a que se rompan las cosas o se estropeen. Todo se desgasta con el tiempo y cuidar los materiales, aprender que no son eternos o descubrir que nos podemos quedar sin ellos, también son enseñanzas necesarias.

Continuando con la fabricación, os invitamos a que juguéis durante la creación de las tarjetas a disponer los materiales formando diferentes imágenes y formas, combinándolos de muchas maneras posibles, para tener una gran variedad.

IMG_6373 IMG_6383

También os proponemos crear parejas de tarjetas permitan, más adelante, realizar juegos de memoria, emparejar mediante el tacto, etc.IMG_6384

Cuando ya tengáis vuestro juego completo de tarjetas, que además podéis ir ampliando o modificando según se os vayan ocurriendo nuevas ideas, podéis buscar diferentes recipientes en los que almacenarlo/s. Por ejemplo una caja de zapatos, un viejo archivador o incluso un tupper podrían servir como lugar en el que guardar nuestras tarjetas y además con ello, estaremos favoreciendo la reutilización de nuevo.

IMG_6386

¿CÓMO PUEDO UTILIZAR LAS TARJETAS?

Las tarjetas pueden tener múltiples y variados usos.

Desde dejarlas libremente a nuestras/os peques para que las exploren, investiguen, toquen, jueguen, prueben, etc. Hasta marcar actividades más dirigidas.

Algunas de estas actividades pueden ser:

  • Cada oveja con su pareja: teniendo las tarjetas boca abajo y sabiendo que hay dos iguales de cada una de ellas, invitamos a los/as niños/as a tocar sin ver alguna de ellas e intentar localizar su pareja manteniéndolas boca abajo.
  • Memory game: se trata de un juego de memoria visual en el que estando todas las tarjetas boca abajo y habiendo dos tarjetas iguales de cada modelo, damos la vuelta a una de ellas e intentamos localizar su compañera.
  • Adivina, adivinanza, ¿qué tejido hay en la panza?: durante unos minutos se observan y analizan las tarjetas, tocándolas, oliéndolas, etc. Después, se mezclan en un saco o caja, se coge una sin abrir los ojos y se describe. pueden usarse colores, tacto, semejanzas… Se pueden dibujar también.
  • Tan…como: Se coge una tarjeta y luego de experimentar con ella, se propone a las/os peques que dibujen un ser u objeto que les recuerde a esa tarjeta y que fabriquen frases comparativas del tipo “tan suave como un gato” o “tan áspero como un cesto”…

Dependiendo de las edades y las necesidades de las/os peques con quienes realicemos la intervención, nos serán más útiles unas u otras actividades. Aquí os hemos propuesta alguna pero, como os decimos, existen muchas más posibilidades.

Os invitamos a crear vuestras tarjetas y vuestras propias actividades y a compartirlas con nosotras.

 

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *